6 de diciembre de 2009

Las muelas del juicio

La masa de espuma teñida de rojo sangre se desliza patéticamente hacia el desagüe. A los 19 años me doy cuenta de que al evitar lavarme los dientes todo este tiempo no me he hecho ningún bien. A los 19 años.

9 comentarios:

POEM dijo...

jaja
que no te ha venido el juicio!!

eso me lo dicen a mi q no tengo ni una muela de juicio!!!

pues te digo

me molas...

fag dijo...

todos los tíos nos hemos percatado de ello sobre los 20 años.
luego intentamos remediar algo lavándonos 34 veces al día la boca.
nah.

Grumo dijo...

Yo me percaté hace poco, con 28. Tengo pendientes dos (2) implantes...
Mi dentista al menos tienen la decencia de darme las piezas que me arranca:
http://www.flickr.com/photos/grumo/4023324494/

Antoñito dijo...

jajaja.....Yo no es que me los lave todos los días...Pero sí que me remuerde la conciencia el no hacerlo todos los días.
Nunca es tarde para unos empastes, o ..dentadura nueva..jaja..Saludos

S.C. dijo...

Los dentistas nos jodieron vivos con su invento del ratoncito pérez. Tú asociabas diente caído a regalo, y no te lavabas los dientes salvo amenaza de colleja.

jordim dijo...

uf.. los dientes.. tema delicado..

Tara dijo...

por el desagüe, intuyo, se perdió demasiada sangre

la falta de riego ha perjudicado también tu encefalograma

sólo 19?

. dijo...

Es un detalle bonito, todos sangramos por la boca y nos quedamos viendo cómo cae dicha sangre hasta que nos damos cuenta y abrimos el grifo...
Nunca es tarde, y los dientes siguen ahí.

Dorian dijo...

La sangre siempre en carrera de fondo.